jueves, 1 de diciembre de 2011

Origen de la expresión "Darse con un canto en los dientes"

Empleamos este modismo para definir una acción más positiva que otra, que de haberse dado, habría resultado más desfavorable. Por ejemplo: "Si quedo tercero en la prueba, me puedo dar con un canto en los dientes". En este caso vendríamos a decir que mucho mejor es quedar tercero, que un puesto que podría ser muy inferior.

El origen de la expresión no es claro y presenta lagunas. Se cree que antiguamente una forma de agradecer a los dioses los favores conseguidos, era autolesionarse golpeándose el pecho con una piedra, por eso el modismo original era "Darse con un canto en el pecho". Esta forma de autotortura existe en nuestros días, con otras variantes y también como símbolo de gratitud a entes superiores. Sin ir más lejos en localidades españolas, durante las procesiones de Semana Santa, existe la figura del penitente, la persona para purgar sus pecados o para suplicar un favor se flagela hasta causarse heridas.

Empleando la expresión original como referencia, se empezó a utilizar el término modificado "darse con un canto en los dientes", que pretendía mostrar un mayor dramatismo para darle más énfasis al significado.


Penitentes en procesión

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada