miércoles, 21 de agosto de 2013

Origen de la expresión "Saber lo que vale un peine"

Empleamos este uso como aviso o amenaza a alguien sobre las consecuencias de una acción. Por ejemplo: "Como no te comas las espinacas vas a saber lo que vale un peine". También empleada como "enterarse de lo que vale un peine".

Representación de la tortura
de 7 mujeres devotas a San Blas
El origen de la expresión se basa en la semejanza de ciertos objetos con el conocido "peine", del que se tienen pruebas gráficas de su existencia desde la prehistoria.
Uno de dichos objetos, que forma parte de una de las teorías de la procedencia de esta expresión, se refiere a "peine" como elemento de tortura usado en los albores de la edad media, el cual poseía unas púas de acero y servía para desollar, produciendo unas heridas terribles, que, tras un sufrimiento indescriptible y duradero, ocasionaban la muerte.

Otra de las teorías más plausibles o complementarias de la primera, nos llevan a los primeros cargadores de los fusiles, los cuales estaban compuestos de una pieza metálica que contenía proyectiles, también llamados "peines" por su semejanza con dicho elemento.


Peine de fusil


Tras los objetos citados se entiende que se empleara tal palabra dentro de un contexto amenazante.
Esta expresión ha llegado hasta nuestros días con el significado conocido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada