martes, 24 de marzo de 2015

Origen de la expresión "Beber los vientos"

Empleamos este uso para referirnos a una persona que está perdidamente enamorada de otra, o que  busca con ahínco un objetivo determinado. Ejemplo: "Paula ya ni come, bebe los vientos por Jaime y encima éste ni se fija".

En la antiguedad expresada como "beber los vientos y los elementos", no se conoce con precisión cuándo se comenzó a utilizar, probablemente en los inicios medievales, sin embargo se sabe que hace referencia al comportamiento de ciertos perros dedicados a la caza (conocidos como venteadores), en el que al seguir un rastro olfativo por el aire, parece que se lo estuvieran bebiendo, momento en el cual intentan apresuradamente dar alcance a la presa.

Otra teoría asemeja los suspiros de los enamorados a la acción comentada.


Fresco de caza con perros de la ermita de San Baudelio de Berlanga

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada