sábado, 2 de noviembre de 2013

Origen de la expresión "Ni hablar del peluquín"

Este modismo es empleado en situaciones en las que nos negamos a hacer una acción determinada o hablar de un asunto. Por ejemplo "- Pedro, tienes dos semanas seguidas de guardia. -¡De eso nada, ni hablar del peluquín!

El Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, define peluquín como "Peluca pequeña o que solo cubre parte de la cabeza". Tal estético artículo, fue objeto de una canción que apareció en una antigua comedia musical española llamada "Canelita en rama", estrenada en el año 1943 y basada en la comedia teatral del mismo nombre, la cual fue escrita por Antonio Guzmán Merino.
La película fue dirigida por Eduardo García Maroto y contó, como protagonista, con la cantante Juanita Reina. La canción en cuestión lleva el mismo nombre que nuestra expresión y es la primera constancia del empleo de la misma que se conoce.
Aquí la canción completa y a continuación un fragmento de su letra:




"La cabeza como un huevo
tenía don Valentín
-¡Ay mi don Valentín!,
¡Ay mi don Valentín!
y se ha puesto como nuevo
comprándose un peluquín.
El día que lo ha estrenao
a una niña se declara;
y ella dice que ha notao
que tiene una cosa rara.
La madre dice: ¡hija mía!,
como viene con buen fin,
andando a la sacristía
¡y ni hablar del peluquín!"

Desde el estreno del filme, se empezó a acuñar el término entre la gente, con el significado conocido, pero en al actualidad no está tan extendido como años atrás.

10 comentarios:

  1. Jaaa, ja,ja. Que bueno, la letra de la canción es cojonuda. Felicidades por el blog, me encanta. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hola desde México, pues aquí en mi familia siempre hemos usado esta expresión, seguramente porque mis abuelos eran españoles, porque no es usual acá. Ni mi madre sabía de donde provenía. Ahora ya sabemos. Es muy cómico el origen y pega muy bien con la forma en que lo usamos. Mil gracias! Abrazos desde allende el charco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por seguir el blog.
      Abrazos para ti y todos los hermanos mexicanos que lo leen.

      Eliminar
  3. Yo acabo de ver la frase en un capítulo de Los Simpsons. Pensaba que esa frase era cubana, jajajaja. La conozco desde muy pequeña. Muy interesante su origen, y muy simpática la canción. Felicidades!

    ResponderEliminar
  4. La frase, cuyo origen casi nadie sabe, menos --claro está-- quien lo describió como proveniente de una comedia española, convertida en película en 1943, la recogió el cubano Ñico Saquito en una guaracha que tituló, tal cual: NI HABLAR DEL PELUQUÍN. En Vzla. estuvo de moda esa guaracha, que grabó la Billo's Caracas Boys, cantando Manolo Monterrey. Del disco saltó al habla popular en los cuarenta y picote...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eleazar. Escribe el que "lo describió como proveniente de una comedia española" :)
      Manolo Monterrey fue contratado por el compositor Billo Frómeta en 1946 para la banda Billos's Caracas Boys, momento a partir del cual se crearon varios éxitos incluido el que se discute; esto es, tres años después del estreno de la película que menciono en el artículo.
      A lo mejor tienes otra información que casi nadie sabe, pero todos estamos deseando (yo el primero)conocer aportando la fuente.
      Te pongo las mías
      http://lahemerotecaluisrrondon.over-blog.com/article-manolo-monterrey-y-el-jeque-119473143.html
      https://es.wikipedia.org/wiki/Manolo_Monterrey

      Un saludo y gracias por seguir el blog.

      Eliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Esta frase es ¡Ufff!... muy usada en Venezuela y se usa cuando uno se niega categoricamente a hablar de algo que acabamos de escuchar. Otra frase parecida es: «Olvidate del tango que Gardel murió.» o esta otra «¡¡No te vistas que no vas!!»

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante aportación Chane.
      Un saludo desde España y gracias por seguir el blog.

      Eliminar